La democracia

El día 14 de marzo, sobre las 9 de la noche, dejé de creer incondicionalmente en la educación pública. Como suele ser habitual en un país con escasa tradición democrática, comprobé que había personas que cuestionaban la democracia en el preciso instante que un resultado electoral no responde a sus intereses. Inmediatamente después, comenzó la búsqueda de culpables. He tenido la suerte, por lo que me cuentan y nadie me dice directamente, de estar entre ellos. Tengo la espalda ancha. Mañana, cuando tenga un rato, explicaré detenidamente mi opinión, que también la tengo. Este blog ha intentado ser una plataforma de debate, una herramienta  que sirviese para que cada uno pudiese explicar su punto de vista, algo normal en el siglo XXI. Pero no estamos en el siglo XXI.

Esa misma noche me quedé leyendo un capítulo de Cada mesa, un Vietnam, del maestro Enric González. Un periodista stricto sensu. Reza así:

“A veces, en casos extremos, la dialéctica con la redacción degenera en batalla. Es una batalla desigual entre alguien que está solo y una estructura que se convierte en un monstruo de cien cabezas. Puede ocurrirle a cualquier periodista cuando la verdad que ofrece choca con los intereses empresariales. Pienso en Ricardo Ortega, aquel gran corresponsal  de guerra al que  Antena 3 envió  como corresponsal a aNueva York antes del 11 de septiembre  y que, por honestidad y experiencia, explicó una y otra vez a los telespectadores que al invasión de Irak era una salvajada absurda basada en mentiras. El Gobierno de José María Aznar, sin embargo, era partidario de la invasión.

Ortega perdió su trabajo. Luego perdió la vida en Haití. Lo que no perdió fue la decencia. Quizá sea esta la lección más importante.”

Como en El sabor de las cerezas de Kiarostami, uno siempre encuentra cosas que permiten pensar en replantear las cosas.

Sobre el maracanazo  del Pedro I, la búsqueda de culpables, la democracia, presuntas manipulaciones,  la tristeza, los mundos de Mickey Mouse  y el silencio de los buenos hablaré mañana. Por decencia democrática.

Este blog sigue abierto…

Por si alguien quiere hacer pública su opinión, tanto de las 350 personas que ayer votaron SI como de las 283 que no votaron SI.

Las normas siguen siendo las mismas de siempre y las entradas siguen estando todas, igual que hace una semana, igual que hace un año.

Por si alguien quiere responsabilizarme de que no todos pensemos igual.

 

Aclaración

Es necesario aclarar ciertas cosas que, inexplicablemente, están llevando a confusión. Y digo esto porque cualquier persona que dedique unos minutos a leer lo que aparece en el blog tendrá una idea clara y meridiana de la atroz subjetividad del mismo. Otra cosa es hablar sin haber dedicado un minuto a leer.

El blog reza en su presentación:

Espacio de debate sobre los horarios del CP Pedro I de Barbastro.

El objetivo es conformar un espacio abierto de debate en el que todos los miembros de la comunidad educativa del Colegio Público Pedro I de Barbastro podamos intercambiar conocimientos, opiniones, ideas y/o dudas sobre los diferentes horarios lectivos que pueden implantarse en nuestro colegio.

Obviamente es IMPRESCINDIBLE FIRMAR Y mantener las normas básicas de respeto y educación.

Hasta el momento han participado pocas personas, yo entre ellas. En mi caso  he colgado la ley vigente, alguna aclaraciones, un mensaje de bienvenida para este curso 17/18 y un artículo que encontré en El País que, hasta el momento y en mi opinión, es la mejor muestra de neutralidad, diversidad de opiniones y variedad de las mismas que puede encontrase en la prensa española.

Creo que es obvio que  supone un espacio de debate en el que, como administrador, doy la misma prioridad a todos los comentarios y mantengo el riguroso orden jerárquico habitual en estos espacios: los temas/opiniones encabezan post y todos los comentarios a ese tema aparecen inmediatamente debajo.

Si alguien quiere escribir cualquier cosa, puede hacerlo, esté a favor o en contra de la jornada continua o partida, sea ateo o budista, alcohólico o abstemio. Creo que queda claro que no hay ningún tipo de criba, sesgo o intención,  excepto cuando alguien cree que el blog está hecho en beneficio de una tendencia determinada. Como las creencias son libres,  solo pediría que cuando quieran demostrar algo aporten pruebas racionales. Serán comprobadas y estudiadas.

En la web del Colegio Público Pedro I de Barbastro aparece en la parte superior un enlace al blog, conexión que fue aprobada en Consejo Escolar. Sin embargo hay quien  cree que enlazar en la web del centro un contenido que posibilita un espacio de debate, que permite la participación activa de la comunidad escolar y que puede generar la información y la reflexión necesaria a una probable  elección es “vergonzoso”. Les agradecería que me lo explicasen. Aquí, sin ir más lejos.

Huelga decir que ni existe ni deja de existir (más allá de las que el azar pueda determinar) ninguna relación ideológica entre este blog y el equipo directivo del colegio. Como administrador me cuidaré bastante de mostrar falta de neutralidad, algo que no impide eliminar cualquier comentario que no contemple las normas de uso propias de este espacio. Para todo lo demás existen redes sociales de diversa índole que permiten el anonimato, la defensa tribal y el insulto.

En el blog solo se piden dos cosas: firmar y tratar con respeto a los demás. Hasta el momento, no todos los participantes lo han cumplido. No me parece mucho pedir.